Pepe Trivez

Posts Tagged ‘Compañeros’

De “Merlí” a “Hit”. La segunda ola de “Al salir de clase”

In a mano alzada on septiembre 30, 2020 at 7:10 pm

El pasado lunes 21 de septiembre RTVE estrenaba, en eso que llaman Primetime, su nueva serie ambientada en las aulas. Nada más oportuno, más pertinente, en esta extraña “vuelta al cole”. Tras semanas de promoción y pases de un trailer vertiginoso y oscuro con cierta estética “gamer”, al fin llegó el primer capítulo titulado reveladoramente: “La infección”

Un colegio privado, inspirado en “modernas y humanistas” teorías pedagógicas, está al borde del desastre por las conductas vandálicas de algunos de sus alumnos más significados: el virus. La metáfora, provocadora sin duda a ojos de guionistas e intérpretes de la serie, es cuando menos desafortunada: los malos alumnos están enfermos, enfermos de violencia, enfermos de indisciplina, enfermos de todo lo que (tópico tras tópico) los jóvenes sin una férrea autoridad y normas rígidas pueden llegar a ser.

El protagonista es un “experto” en conflictos escolares, al estilo de “Hermano mayor” (ese que fue durante apenas unos días director general de juventud de la Comunidad de Madrid), con un pasado oscuro, pecados que purgar y una violencia verbal que pretende ser inspiradora. El contexto: varios coches quemados, agresiones entre alumnos, burlas y amenazas a profesores, desobediencia, conductas extremas, falsedad, violencia.. Todos (y los peores) los males del “fallido” sistema educativo español recogidos en un solo capítulo de apenas 40 minutos. El mismo actor intérprete del profesor-coach-pseudoterapeuta, Daniel Grao, confesaba que, aunque inspirados en hechos reales, los sucesos presentados en “Hit” no se daban en un solo instituto de nuestro país. Una licencia narrativa. Exigencias de la ficción. 

Cuando hace casi 25 años comencé a dar clase… otra serie adolescente irrumpía en la -por entonces tranquila- realidad escolar haciendo que nuestros alumnos se miraran en Kim, Valle y la panda. “Compañeros” (1998)  supuso la madurez de las series escolares. Un año antes le había precedido “Al salir de clase” (1997). Mis “compañeros” de profesión (mayores y jóvenes) despellejaron aquella serie en cada café y descanso de la sala de profesores. “¡Que poco conocen la realidad de las aulas! ¡Qué exageración! ¡Alumnos que se pasan mas tiempo en el pasillo que en las clases.. todo el día enamorándose, desmoronándose, confesando su homosexualidad o dejándose tentar por las drogas…! ¡Sexo fácil y fiestas constantes…! ¡Qué poco realista!” (y que cercano a lo que todos recordamos de nuestra adolescencia ¿no?). Recién estrenado como profesor de literatura les explicaba a mis alumnos las diferencias entre ficción y realidad y la necesidad de seleccionar aquellos hechos relevantes para el relato. Mis alumnos me entendían (creo). Mis compañeros no siempre, no todos.

Las series juveniles reflejan la realidad pero también la reconstruyen, la inventan, la re-crean. Es legítimo. Incluso necesario. Las ficciones sobre la escuela oscilan entre la idealización y la instrumentalización de tópicos, excepciones, casos extremos… Tal vez toda la literatura, todas las ficciones lo hagan. 

En esta última propuesta, sin embargo, TVE trata de ir más lejos y da una vuelta de tuerca a la ficción juvenil acompañándola de un debate posterior. No al estilo de aquella legendaria (y tal vez anticuada) “La Clave” sino en el más puro formato televisivo de “granhermano”, “laisladelastentaciones” o “supervivientes,eldebate”. Los jóvenes actores y actrices protagonistas de la serie, tres alumnas de instituto (excelentes, lúcidas, honestas), Manuel Vilas y María Galiana, una docente de un sindicato de profesores… y una presentadora tratando de crear polémica, de “animar” el debate, de dramatizar, criminalizar y victimizar a nuestros adolescentes y a nuestro sistema educativo. Ignorando las reflexiones valientes, honestas, esperanzadoras, llenas de confianza, empatía, vocación y fe en el ser humano y en nuestros jóvenes que el novelista de Barbastro y la actriz sevillana (ambos profesores durante un buen puñado de años), algún otro magnífico profesor invitado y, por supuesto, los alumnos invitados declaraban con muy poco eco. 

Al mismo tiempo que se produce este estreno, que se anuncia la vuelta a las parrillas televisivas de “Física o Química” y se mantiene el éxito en las televisiones de pago de series como “Élite”, Aragón Televisión programó desde abril la redifusión de “Merlí”, una serie catalana en la que un personaje “provocador y carismático” que introducía temas que afectan a los alumnos (y a los adultos) a través de la filosofía y los filósofos. Sus “peripatéticos” (sus alumnos) acaban rindiéndose a su ironía, su gran corazón, su compromiso y su implicación en los problemas reales de los adolescentes. Muchos profesores nos miramos y envidiamos las ocurrencias del personaje interpretado por Francesc Orella y quisimos ser algo parecido a un profesor “verdaderamente inspirador”.  Otro “tipo” de serie de instituto. Una ficción donde a partir de “problemas y situaciones reales” se ahondaba en el verdadero sentido de la educación, en la importancia de las relaciones humanas y en la capacidad de un docente de transformar el mundo desde su aula.

De la misma manera permítanme terminar con dos propuestas que no son “series” de televisión pero que muestran “otra mirada” hacia nuestros niños y adolescentes, hacia nuestros alumnos. Una mirada confiada, una mirada amable y llena de ternura y de verdad. Una mirada también crítica y valiente que no esconde los problema pero que tampoco los amplifica. Por un lado no puedo dejar de recordar (alguna escena de “Hit” como las sillas en círculo del gimnasio me la trajo a la memoria) la fantástica obra teatral de Nando López, “Malditos 16” (estuvo disponible en la red durante el confinamiento de forma gratuita). Una dramatización en la que unos jóvenes que han pasado por terapia “regresan” al centro donde estuvieron internados para ayudar a otros jóvenes en su misma situación: cuestiones de identidad, abuso, agresividad… y todas con el ingrediente común de haberse acercado a la realidad del suicidio. El dramaturgo Nando López conoce bien esta realidad en su condición de docente, escritor de Literatura Juvenil y voluntario en el hospital Niño Jesús de Madrid con jóvenes en tratamiento.

Y por último, la recién estrenada, “Uno para todos” dirigida por el realizador David Ilundain y protagonizada por David Verdaguer y Ana Labordeta entre otros. Una película también “basada en hechos reales” en la que un joven profesor interino llega a un pueblo desconocido para asumir una tutoría de 6º de Primaria y ha de enfrentarse a la vuelta de un alumno enfermo al aula al que todos sus compañeros rechazan. Una historia -la real y la ficción- en la que serán los alumnos y en especial “un alumno” el que enseñará muchas cosas al docente y le descubrirá que no dejar atrás a ningún alumno hace que todos avancen.

 

Poesía, que algo queda

Un lugar para compartir... versos.

MARIA M.MIGUEZ

Observaciones del Arte y la Literatura

Estremeceme

La droga que tú consumes coloca corazones en su sitio

Protocolarte

Comunicación, educación y protocolo...sin pausa pero sin prisa

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

La invitació a la lectura

Pàgina personal de Jaume Centelles

Live to Write - Write to Live

We live to write and write to live ... professional writers talk about the craft and business of writing

Blogging for a Good Book

A suggestion a day from the Williamsburg Regional Library

The Librarian Who Doesn't Say Shhh!

Opening books to open minds.