Pepe Trivez

Archive for the ‘LIJ’ Category

POR QUÉ LEER “Soy una nuez” de Beatriz Osés

In ¿POR QUÉ LEER...?, LIJ, RECOMENDACIÓN LIJ on abril 19, 2018 at 2:21 pm

Los libros con “premio” suelen ser garantía de éxito. Suelen tener más difusión, más visibilidad y, en general, suelen estar elegidos para gustar a un amplio sector de los lectores. En la literatura infantil también es así. Pero además , a veces, los premios descubren, proponen, destacan… historias que tal vez hubieran pasado desapercibidas.

Beatriz Osés es una autora LIJ con ya varios premios en su currículum. La poesía infantil es su fuerte y la conocidísima saga del curioso detective Erik Vogler la ha convertido un fenómeno entre los lectores más jóvenes. La última edición del Premio Edebé ha galardonado su obra “Soy una nuez”.

“Me llamo Omar y soy una nuez.” Así de simple. Así de extraño. “Mi padre era jardinero y mi madre olía a canela. A los dos se los comió el mar poco antes de llegar a la playa.”

Omar es un niño venido de lejos, un niño sin padres ni hogar. Un niño con recuerdos y con pesadillas. Un día aparece en el jardín de una “prestigiosa” abogada. Para poder mantenerse juntos, la abogada defenderá que Omar ha caído de un árbol en su propiedad, que por lo tanto puede quedarse con él, Omar es una nuez.

Un delicioso relato (entre la risa y la ternura) que hay que leer…

  • Porque el cariño, la ternura sin cálculos, la necesidad y la generosidad transforman las vidas de quienes tienen la suerte de que una “nuez” caiga en su jardín, o en el de su vecina. Porque el diferente puede enseñarnos mucho sobre nosotros mismos, descubrir nuestras pobrezas, destapar nuestras miserias y darnos abrigo.
  • Porque las magníficas ilustraciones de Jordi Sempere hacen que el mundo se divida en dos: La realidad gris, abocetada, sin colorear, incompleta y sesgada de un juicio que trata de establecer la “legalidad” de una persona venida de lejos (no hay personas ilegales). Y la realidad de colores, mestiza, diferente y radiante de las vidas trastocadas de un grupo de adultos que conocen a un niño que les necesita y al que ellos necesitan aún más.
  • Porque la mirada de un niño (y de quienes aún conservan su curiosidad) transforma la realidad, la hace más clara, luminosa, más real. Porque como dijo Saint-Exupery  “Todas las personas mayores fueron al principio niños (aunque pocas de ellas lo recuerdan)”. Porque este libro nos ayuda a mantener la mirada atenta “a quienes buscan un lugar”.

 

Publicado en Heraldo Escolar el 18 de abril de 2018

 

Biografía de un cuerpo. De Mónica Rodríguez. Premio Gran Angular 2018

In ¿POR QUÉ LEER...?, LIJ, RECOMENDACIÓN LIJ on abril 18, 2018 at 4:45 pm

Un joven se mira desnudo en el espejo. El vaho y el calor se mezclan con la confusión, el asombro, la turbación de ser adolescente. La perplejidad ser, de crecer, de domesticar a un cuerpo y a un alma que crecen asilvestradas, a empujones, con la fuerza irreverente de la vida.

Una novela que comienza así: desnuda, descarnada, encarnada, honesta… solo puede ofrecer eso: una historia que se atraviesa en la memoria de quien un día fue joven y golpea el estómago, las vísceras, el corazón de quien como el protagonista se enfrenta a la tiranía del tiempo, de la carne, del cuerpo.

Un joven bailarín con las piernas “demasiado duras”. Una leyenda de la danza que cayó en el pozo de la locura (un adolescente y Nijinsky). Un padre exigente y apasionado, admirador y juez de su propio hijo… Una madre firme y tierna, preocupada, esperando, confiando. El paralelismo entre la historia del muchacho y la del famoso bailarín polaco nos enfrenta al dilema, al conflicto padre-hijo, a los rencores, las heridas, las esperanzas depositadas, las decepciones, el miedo, el abandono. Con un fondo kafkiano que nos abre las las carnes como la mítica carta pero que nos muestra también el rostro frágil, atormentado, herido del padre. Esa relación con el padre, el enfrentamiento, es sin duda uno de los ejes de la novela. Pero también la relación entre iguales, el descubrimiento -siempre íntimo, siempre terrible- del amor, y del sexo. El egoísmo propio y el ajeno.

Biografía de un Cuerpo es un diario de sensaciones. Una hoja de ruta para la adolescencia, para la entrada en la vida adulta, para el tránsito. No hay capítulos. Una sucesión de secuencias ininterrumpida. El paso del tiempo es una superposición de emociones, de rabia, de temor, de pasiones y dudas.

Y las palabras son acero, bálsamo, orfebrería y sillares. El lenguaje de la novela es delicado y directo, elaborado y hondo. Un lenguaje contundente: “La vida es una puta mierda”.  Un lenguaje que atraviesa la coraza del joven lector (y del adulto) y le araña el alma. Un lenguaje lleno de ritmo y colores, matices: “No sé quién es pero su nombre es musical, suena como una cascada, como un tintineo. Es un nombre de violín, amarillo, rabioso. Titiritero. Nijinsky”.

La adolescencia es en esta novela… “una pincelada impresionista”. El cuerpo. El hastío. La soledad. El milagro. El desconcierto. A estas líneas les falta ligereza, les sobra INTENSIDAD. Como a un adolescente. Uno se siente así. Con la zozobra, la vergüenza, la rabia, la torpeza, la pasión y la sinrazón de quien vive en conflicto con su propio cuerpo, que es su propio yo.

La vida difusa, confusa, profusamente contada… Cada detalle, cada tirón, cada gesto, cada gota de sudor recorriendo la espalda. El dolor (físico y emocional)… El adolescente frente a todo y frente a todos: Frente a la profe que le dice “puedes hacerlo mejor”. Frente al padre cuya sonrisa tanto le gustaba de niño y tanto le irrita ahora. Frente al mundo de los adultos, frente al mundo… “estoy harto de someterme siempre. El cuerpo, los adultos.”

Y la esencia de lo que uno es… “hay algo que es solo mío, que soy yo, un puñado de gestos, esa mirada torva, tímida, confusa…”

El personaje de Nijinsky, perturbador, una historia con dos versiones. O más. Mucho dolor.

Y al final una novela que se lee con “…un ligero temblor que demostraba la tensión interna…” Con la sensación de ser un adolescente que trata de vivir que “trata de saltar y no despega del suelo”. Como en una pesadilla. Y la poesía. Y el silencio de una madre que deja en la mesa mensajes de ternura, de confianza ciega, de fe.

 

POR QUÉ LEER “Gorda” de Pepe Trivez

In LIJ on abril 2, 2018 at 8:40 pm

Dicen que Marcel Proust pagó a algunos periodistas para obtener críticas elogiosas de su novela El camino de Swann. Dicen que incluso se las dictó a su editor, que las copiaba a máquina para ocultar cualquier rastro de su caligrafía.
Esto no es (no pretende ser) una crítica. Solo un puñado de razones para leer Gorda.

“Gorda. Ni rellenita, ni rolliza, ni fuerte, ni robusta, ni fornida… Gorda. Inés era una adolescente como otra cualquiera. Estaba a punto de terminar la Secundaria con más o menos buenas calificaciones. Vivía en un piso más o menos acogedor con una familia más o menos normal. Tenía una madre trabajadora y un padre complaciente. Había estudiado desde siempre en el colegio al lado de su casa. Y después, en el instituto dos manzanas más allá. Tenía una amiga, Marta, desde primero de Primaria. Le gustaba la música, las fotos de rostros y las palabras que no tienen una rima fácil. Inés era una adolescente como otra cualquiera. Pero estaba gorda.”

E Inés es una chica feliz, con ilusiones, con heridas, con miedos que no se nombran y con un límite. El día que su amiga Marta la insulta delante de todo el colegio, ese día… todo cambia. Todo comienza. Un cole nuevo. Un chico guapo. Una chica mala. Profes aburridas, compañeros “aborregados”. Todo de lo más normal. Un vagabundo que lee a los clásicos, un viaje en autobús urbano, un accidente, un hospital… La vida de una adolescente gorda y estupenda está llena de aventuras, de retos, de silencios, de gritos desesperados, de monstruos y de luz.

Gorda es una novela que no habla de “estar gordo” (ni delgado, ni de ser alto o bajo, ni guapo ni feo). Gorda es una novela que habla de SER. De ser joven, de tener miedo (o de no tenerlo), de estar enamorada, de ser curiosa, de ser distinta, de ser estupenda.

Gorda es una novela que debéis (podéis, querréis…) leer…

  • Porque es de verdad. Porque cada palabra es un espejo de lo que uno siente cuando es joven (aunque no esté gordo) de lo que le asusta, de la inseguridad, de lo que le hace sonreír o llorar sobre la almohada.
  • Porque no renuncia a la magia. A pesar de lo cruda que pueda parecer la realidad. A pesar de las aristas y el peso muerto de lo feo… Gorda no renuncia a la belleza, ni a la poesía, ni a la magia de quien mira la vida con ojos hambrientos. Porque tiene (o quiere tener) duende, alma, corazón.
  • Porque aunque a veces parezca que no pasa nada… la vida de Inés es un torbellino, una montaña rusa, una peli de espías y una comedia romántica. Todo junto y a la vez.
  • Porque yo de mayor quiero ser como Inés y mirarme en el espejo y pensar: soy estupendo. Porque yo de mayor quiero ser como Inés, como Cristina, como Leticia, como Alberto, como Juande, como Óscar, como Belén… y como todos los jóvenes que han pasado junto a mi vida y a los que he tratado de poner torpemente palabras.
  • Porque está escrita para ti. Porque te la han recomendado. Porque algunas veces te sientes sola, invisible. Porque te dejas llevar y no te gusta. Porque te sientes distinto y no sabes cómo explicarlo. Porque está escrita para ti, seas quien seas. Porque hace ya tiempo que las palabras se dijeron. Y es hora de que sean escuchadas.

Autopublicación SÍ Autopublicación NO

In a mano alzada, LIJ, opiniones, personal on marzo 22, 2018 at 6:15 pm

Lo reconozco. No lo tengo claro.

En muchos foros he escuchado razones a favor y en contra de la autopublicación (y autoedición) de literatura infantil y juvenil (y de la “otra”). Durante mucho tiempo he dejado mi juicio en “suspenso”. He leído (y reseñado) autores que habían comenzado su obra desde la “autoedición” (véase PORQUÉ LEER “Invisible”) y me han resultado de tanta calidad y con tanto valor como aquellos que habían empleado los medios “tradicionales” para dar a conocer tus obras. También he leído obras publicadas en papel que no merecerían (a mi juicio) haber llegado a los canales de distribución. Y viceversa. En todo esto también siempre hay un viceversa.

Conozco de primera mano la labor de muchos editores (de grandes y consagradas editoriales y de pequeños y alternativos proyectos editoriales) y valoro sin lugar a dudas y sin ambages la labor de edición: el criterio, el rigor, la experiencia, el filtro que supone la edición de un texto lo hacen sin duda (casi siempre) una obra mejor.

Conozco también (y a veces me lamento y otras me congratulo) la gran cantidad de libros que se publican al año, sobre todo en el ámbito de la LIJ. Probablemente no hacen falta más.

Y ¿por qué entonces esta reflexión?

Pues porque como cada crítico que se precie, cada editor, cada profe de literatura (nótese la ironía, por favor) mi corazón (y el cajón de mi escritorio) esconde algunas historias que no han encontrado eco en las editoriales tradicionales. Y sin más pretensión que dar a leer aquello que un día me dio por escribir… he decidido AUTOEDITARME o AUTOPUBLICARME… En fin. Poner a disposición de quien quiera leerla una novelita que escribí más con las entrañas que con la cabeza o el talento…

Sin entrar en polémicas. Sin resolver mis dudas. Ahí lo dejo. Por si alguien lo aprovecha. O lo disfruta. O las dos cosas. O ninguna.

 

Podéis leer y descargar la novela aquí: https://www.casadellibro.com/ebook-gorda-ebook/9788483267622/6355952

O en Amazon (de pago, no admite descarga gratuita) aquí: https://www.amazon.es/dp/B07BNGZMQ4/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1521817300&sr=8-1&keywords=gorda+pepe+trivez

 

POR QUÉ LEER “Poemar el mar” de Antonio García Tejeiro

In ¿POR QUÉ LEER...?, LIJ, RECOMENDACIÓN LIJ on marzo 22, 2018 at 6:12 pm

La poesía para niños es difícil de encontrar. La buena poesía para niños es aún más difícil de encontrar. Antonio García Tejeiro lo sabe y la busca, la conjura, la atesora y la comparte… El mismo dice “Unas veces en gallego, otras en castellano. Versos, versos y más versos. Y quiero decir que mi experiencia literaria, que no es poca, siempre estará al servicio de quienes lo necesiten. Me ha pasado en todo momento. La LIJ me dio mucho. Y a mí me encanta conjugar los verbos compartir y contagiar”. Su trabajo ha sido recompensando con el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2017. Ha publicado poemarios y relatos últimamente dedicados al mar… los dos títulos que vinieron antes de este y que forman un tríptico marino: Palabras do mar y En la cuna del mar .

Un libro delicioso, de imaginación desbordante y desbordada, lleno de juegos de palabras, de juegos de mar. Un libro que se lee como un chapuzón, como un paseo con los pies desnudos al borde el mar, como haciendo castillos de arena o enterrándose entero… Un libro que hay que leer en voz alta…

  • Porque es un libro de olas, salitre, poemas y papel. Un puñado de versos mojados por el agua del mar, salpicados de rima y de poesía. Porque las palabras consiguen… hacer del mar un poema, volverlo palabra, domarlo, atraparlo,
  • Porque la poesía es necesaria. Porque las palabras tienen cuerpo, sabor, olor, música y se deslizan como las olas y juegan con nuestros oídos, y nos divierten como saltar “a bomba” y sumergirnos. Porque la poesía construye un paisaje, una playa, el fondo del mar, el horizonte… y deja que juguemos durante horas en la arena
  • Porque es una historia de deseos, de sueños, de imágenes y metáforas que callan tanto como cuentan. Porque igual que los niños, igual que todos “Quiere el mar lo que no tiene” “Quiere todo del revés”
  • Porque es fácil novelar una historia, teatralizar una anécdota…. pero ¿quién se atreve a “poemar el mar”?

publicado en Heraldo Escolar el 21 de marzo de 2018

PORQUÉ LEER “Aurora o nunca” de…

In ¿POR QUÉ LEER...?, LIJ, RECOMENDACIÓN LIJ on marzo 13, 2018 at 2:06 pm

Ana Alcolea, Jesús Díez de Palma, David Fernández Sifres, Alfredo Gómez Cerdá, Jorge Gómez Soto, Paloma González Rubio, Daniel Hernández Chambers, Rosa Huertas, Gonzalo Moure y Mónica Rodríguez… Diez autores LIJ premiados, contrastados, admirados y, sobre todo, leídos por cientos de miles de niños y jóvenes. Diez autores trabajando juntos sobre una historia, sobre un lugar. Aportando cada uno su sello sin dejar que sobresalga o que distorsione el relato.  No harían falta más razones.

Una propuesta, un divertimento, un proyecto… una NOVELA. Una pedazo de novela que no renuncia a nada. Ni a nadie. Escrita por autores especialistas en literatura juvenil se acerca al público con descaro y ambición. Sin límites de edad. Una novela escrita a capas que alcanza la línea de flotación de cualquiera que se acerque a ella sin prejuicios.

Como los nuevos Byron, Shelley y Polidori los autores de esta novela aceptaron el reto de escribir acerca de Aurora: un lugar en el Paralelo 43 que esconde historias empapadas de tragedia, hijas de la culpa y la vergüenza de un pueblo que durante mucho tiempo se alimentó de la desgracia ajena, provocándola y sobreviviendo miserablemente gracias a la rapiña.

Una novela que empieza con una leyenda de barcos fantasmas, piratas de tierra, maldiciones y acaba con una melodía envolviendo las vidas de un puñado de personajes.

Una novela que hay que leer (y que habrá que estudiar, analizar… seguro)

  • Porque demuestra, para empezar, que todavía hoy un grupo de creadores, de escritores puede unir su energía, su talento y sus ganas de conmover a los lectores más jóvenes para crear algo nuevo, diferente. Porque todavía hoy queda margen para lo original, para lo inexplorado. Y para que en el proceso surja una historia que atrape a cualquiera que se asome a sus páginas.
  • Porque es una buena historia. Más allá del proyecto, de la idea, de la construcción de una ilusión. Es una buena historia con un sólido esqueleto. Construida con mucho oficio (no podía ser de otra manera) y con mucho respeto por el lector. No hay concesiones ni lucimientos. No hay excursos que acaben en nada. Hay mucho trabajo y mucha literatura.
  • Porque explora las emociones humanas con la punta afilada de las palabras. La nostalgia, la culpa, la venganza, el miedo, el vacío, la frustración, el fracaso. Emociones “adultas”. La inseguridad, el asco, la violencia, el vértigo. Emociones “adolescentes”. O ¿al revés?.
  • Porque es una novela de “personajes”, de personas. Los autores han tenido la delicadeza y la sensibilidad para acompañar a sus personajes sin manipularlos. Les han dejado ser y así nos han regalado personajes reales que nos cuestionan, que nos desarman, nos conmueven, nos asustan y nos consuelan.
  • Porque encierra un universo entero. Como Macondo, como Comala. Como la isla de Bergai donde escapaban Martín Gaite y una amiga de la infancia para imaginar las historias que no podían vivir.

Aurora o nunca.

In LIJ, RECOMENDACIÓN LIJ on marzo 13, 2018 at 2:00 pm

“Nadie puede ser feliz en Aurora”. Así de contundente. Así de inmisericorde. Así de esencial. Como reza la contraportada de este proyecto… “Los descendientes de los saqueadores de naufragios han heredado destinos trágicos (…) Dos gemelas misteriosas, una pintora atormentada, un sacerdote que esconde un secreto inconfesable, un hombre parapetado tras una locura ficticia…” y así hasta una veintena de nombres que van dibujando el mapa de un lugar, la geografía de un pueblo construida desde la culpa, el silencio, los misterios, el miedo.

Aurora o nunca no es un libro de relatos.  Es una novela. Aurora es un lugar. Una villa costera situada en el paralelo 43 Norte.  “Como cualquier otra ciudad del mundo, la memoria de Aurora soporta una historia turbulenta.” No una historia, sino docenas de historias: Historias sin prejuicios ni límites, sin temas tabú ni moralinas. Historias que son capaces de acoger la mirada de un viejo sacerdote, la ansiedad de una madre superada por las circunstancias, el torrente arrollador de las emociones de un puñado de adolescentes y la memoria honda y mil veces transitada de personajes que viven con un pie en el pasado.

“La luz de Aurora es falsa. Llegas aquí atraído por su brillo, como una polilla, pero la oscuridad acaba por engullirte y te quedas ahí, varado en el fondo, sin poder respirar…” Así se lee está novela. Con la respiración contenida. Con la necesidad de comprender, de saber más. Con la ansiedad y el temblor que lleva la vista a un capítulo más. Con la música que acompaña el origen y el final de un relato marcado por la culpa: “…generaciones de aurorianos empeñados en ocultar la verdad desnuda detrás de una leyenda de barcos fantasmas, una romántica imagen que no acaba de ayermar la realidad de un pueblo de carroñeros que guiaba con señales falsas a  un barco y a sus tripulantes, que los llevaba a los agudos filos de las rocas de Quebrantos para robar –para robar, sí- sus mezquinos tesoros”

Literatura Juvenil. Literatura de nostalgia. Literatura gótica. Literatura clásica. Un escenario, personajes corales y protagonistas muy definidos. Magia, misterio, fantasía. Denuncia, realidad, mirada sociológica, casi empírica… Todo hilvanado con cuidado, con la prudencia del que maneja la aguja y el atrevimiento de quien teje un tapiz. La novela está escrita como un tapiz. Un poco a ciegas. Si le diéramos la vuelta descubriríamos cientos, miles de horas de trabajo, de lecturas y relecturas, de detalles que iluminan relatos, de personajes que arrastran historias, de historias que son leyenda, de leyendas que se hacen conversaciones.

Veinte manos, diez de los autores LIJ más reconocidos de nuestra ya de por sí excelente literatura infantil y juvenil, diez escritores y un solo proyecto. Una maquinaria que sorprende por lo compleja, por lo coherente, por lo “armada”, por el engranaje que uno es capaz de escuchar si presta atención y que hace que la “historia” funcione, que no sea una sucesión de historias, que no sea un puñado de personajes arrojados a las páginas de un libro sino el hilo azul que atraviesa la vida de personas conectadas por la memoria, por la culpa, por la atracción del abismo, por la búsqueda de un poquito de paz.

“…Nadie en su sano juicio sería capaz de poner en duda la existencia de un lugar del que tantas personas conocen sus secretos y recovecos…” Un lugar de donde partir, de donde escapar. Un lugar donde regresar. Para encontrar sentido o el color del mar, o el amor de la infancia o la nostalgia de la amistad perdida, o un futuro mejor, o un pasado mortificador… Para encontrar la vida. O la muerte.

Porque Aurora es en definitiva una geografía sentimental, el mapa de los sentimientos humanos superpuesto a una leyenda (o a unas cuantas). Un proyecto hecho con la materia de los sueños… Con el dolor de los arrebatados a la vida por el mar. Con la vergüenza de los abandonados, los ignorados, los arrojados a las afueras de la vida, de la geografía de un pueblo con los ojos puestos en el océano. Con la esperanza de una niña cuyo nombre se grita al viento frente al mar: Aurora

POR QUÉ LEER “Invisible” de Eloy Moreno

In ¿POR QUÉ LEER...?, LIJ, RECOMENDACIÓN LIJ on marzo 7, 2018 at 11:33 am

Eloy Moreno se dio a conocer con la “autoedición” de su primera novela “El bolígrafo de gel verde” que a día de hoy lleva más de 200.000 ejemplares vendidos y ha sido traducida a varios idiomas…

Un autor independiente y pasional que ahora publica una novela valiente, atípica, comprometida y muy muy personal. ¿Otra novela más sobre el bullying? NO. Más bien una novela, un relato, una mirada a todos aquellos que alguna vez han querido sentirse invisibles, desaparecer, a todos aquellos que no hicieron nada, a todos los que colaboramos y permitimos que el dolor sea el compañero cotidiano de muchos (demasiados) niños y jóvenes.

Monstruos, dragones, avispas, superpoderes, comics, superhéroes… se mezclan con personas normales, como tú y como yo. En patio del instituto, en el descampado cerca de casa, esperando a la vuelta de la esquina. La imaginación de un niño-adolescente será la única vía de escape para una situación que le supera, que le paraliza y le hace sentirse “invisible”

Una novela necesaria…

  • Porque se sirve cruda, sin cocinar, sin edulcorar. Porque los ojos de un niño, su mirada nos devuelve una realidad tan simple que asusta, tan inevitable que nos encoge el corazón. Una realidad donde “Es importante no ser demasiado listo en el colegio, así uno pasa más desapercibido, es mejor ser de los mediocres, no destacar ni por arriba ni por abajo.”
  • Porque pone el foco en los testigos, en los colaboradores necesarios, en la culpa, en la responsabilidad de todos. Porque ilumina zonas oscuras, aspectos incómodos, que escuecen y nos dan qué pensar. Porque nos muestra “la otra cara de la violencia, la que nunca se menciona: la de quien mira y no hace nada.
  • Porque a pesar de la magia y la fantasía… este no es un cuento de hadas: “Es curioso y triste que haya tantos monstruos en esta sociedad, los que hacen y los que miran, los que ríen y los que graban el vídeo…”
  • Porque deja un gusto amargo, pesimista y provocador.
  • Porque nos pone ante las preguntas aunque las respuestas nos duelan: “Cómo duele hacerse preguntas cuando las respuestas llegan tarde”

 

Publicado en Heraldo escolar el 7/03/2018

POR QUÉ LEER “Este álbum se ha comido a mi perro” de

In ¿POR QUÉ LEER...?, LIJ, RECOMENDACIÓN LIJ on febrero 21, 2018 at 10:49 am

Claudia pasea con su perro por la doble página de un álbum ilustrado. La correa roja sirve de conexión entre ambas páginas… de repente el perro desaparece… ¡el libro se ha comido al perro! Claudia no se asusta, busca ayuda. Su amigo Ben también desaparece, y una ambulancia, y los bomberos y la policía. Incluso la misma Claudia. Una carta misteriosa aparece. El lector, el niño, la niña ya no es solo alguien “que pasaba por ahí”. Si quieres recuperar a los personajes… tendrás que hacer algo.

Este libro es un álbum tierno, alocado e inocente. Es un libro con vida propia. Un libro exigente: ¡Ayuda por favor! Se busca amigo lector para darle una lección a este álbum tan glotón…

Un libro que para dejar en manos de los más pequeños….

  • Porque los cuentos, los de verdad, los que nos tienen con la boca abierta de principio a fin, empiezan siempre cuando sucede “algo rarísimo”. Cuando la magia de la imagen y la palabra inventan mundos, crean personajes -o los hacen desaparecer-, nos llevan  de paseo y nos embarcan en aventuras que saltan de las páginas de un libro.
  • Porque una historia ha de tener misterio pero también ternura, aventuras, peligros, abismos y amigos fieles -como Ben- dispuestos a caer en el agujero negro entre las costuras de un libro.
  • Porque es un libro y es un juego. No solo  un libro-juego. Es un libro tragón, travieso, rebelde… Un libro que engulle a los personajes y nos reta a buscarlos, ¿a crearlos? por nosotros mismos: Gira el álbum, sacúdelo, más fuerte, más, MÁS. ¡Y OTRA VEZ, por si acaso!
  • Porque es un libro para leer y re-leer. Sobre todo para re-leer. Un libro para darle la vuelta (a los dibujos y tal vez al cuento). Un libro para pasar las páginas una y otra vez, para rasgarlas, para acariciarlas, para empujarlas. Un libro para “perderle” el respeto a los libros. Un libro al que hay que mantener vigilado. Un libro peligroso.

Publicado en Heraldo de Aragón el 21/02/2018

POR QUÉ LEER “50 cosas sobre mí” de Care Santos

In LIJ on febrero 7, 2018 at 11:34 am

50 cosas sobre mí. 50 fogonazos, 50 vídeos colgados en youtube, 50 piezas que encajan y muestran la vida de un joven diferente, como todos los demás, común y único. Care Santos (nos) cuenta a Alberto y su mundo. Le cede la voz y la palabra. Y la mirada, para explicar qué les pasa a los jóvenes, qué piensan, qué sienten. Y hacerlo con honestidad y sin trampas: el sexo, el alcohol, la violencia, los celos, la tristeza, el dolor…  todo sin filtros de Instagram… La autora misma confiesa que dos artículos periodísticos estaban sobre su mesa mientras escribía la novela: “uno habla de una chica madrileña muerta por coma etílico a los doce años. En el otro se dice que los jóvenes españoles se inician en la bebida a una edad promedio de 13 años y que presentan cada vez más consumos de riesgo”. Suficiente para escribir sobre ello.

Una novela que hay que leer…

  • Porque los personajes son de carne y hueso. Es decir están encarnados. Son reales, contradictorios, incoherentes, inconscientes e inocentes, crueles y peligrosos. Todo junto, todo revuelto.
  • Porque la mirada de Alberto encierra toda la ansiedad, el miedo, la curiosidad y la necesidad de ser querido de un adolescente consciente de que lo es.
  • Porque los ojos rasgados de Keiko hablan bajito de lo que no se dice, de lo que se siente, lo que se lleva dentro. En japonés: honne.
  • Porque la actitud desafiante de Pedro, su agresividad, su violencia dicen a gritos que todos tenemos miedo, que todos somos frágiles aunque una botella de ginebra en la mano diga lo contrario.
  • Porque la voz del narrador desaparece, se esconde, se retira disimuladamente y nos deja a solas con los adolescentes, sus temores, sus dudas, sus zozobras. En medio de la noche, mirando en la distancia a los jóvenes que ríen, vociferan, se empujan, tropiezan… caen.

 

Publicado en Heraldo Escolar el 7 de febrero de 2017

 

MARIA M.MIGUEZ

Observaciones del Arte y la Literatura

Estremeceme

La droga que tú consumes coloca corazones en su sitio

Protocolarte

Comunicación, educación y protocolo...sin pausa pero sin prisa

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

La invitació a la lectura

Pàgina personal de Jaume Centelles

Live to Write - Write to Live

We live to write and write to live ... professional writers talk about the craft and business of writing

Blogging for a Good Book

A suggestion a day from the Williamsburg Regional Library

The Librarian Who Doesn't Say Shhh!

Opening books to open minds.

Mateo Queteveo

Mateo Queteveo blog