Pepe Trivez

Posts Tagged ‘SM’

Biografía de un cuerpo. De Mónica Rodríguez. Premio Gran Angular 2018

In ¿POR QUÉ LEER...?, LIJ, RECOMENDACIÓN LIJ on abril 18, 2018 at 4:45 pm

Un joven se mira desnudo en el espejo. El vaho y el calor se mezclan con la confusión, el asombro, la turbación de ser adolescente. La perplejidad ser, de crecer, de domesticar a un cuerpo y a un alma que crecen asilvestradas, a empujones, con la fuerza irreverente de la vida.

Una novela que comienza así: desnuda, descarnada, encarnada, honesta… solo puede ofrecer eso: una historia que se atraviesa en la memoria de quien un día fue joven y golpea el estómago, las vísceras, el corazón de quien como el protagonista se enfrenta a la tiranía del tiempo, de la carne, del cuerpo.

Un joven bailarín con las piernas “demasiado duras”. Una leyenda de la danza que cayó en el pozo de la locura (un adolescente y Nijinsky). Un padre exigente y apasionado, admirador y juez de su propio hijo… Una madre firme y tierna, preocupada, esperando, confiando. El paralelismo entre la historia del muchacho y la del famoso bailarín polaco nos enfrenta al dilema, al conflicto padre-hijo, a los rencores, las heridas, las esperanzas depositadas, las decepciones, el miedo, el abandono. Con un fondo kafkiano que nos abre las las carnes como la mítica carta pero que nos muestra también el rostro frágil, atormentado, herido del padre. Esa relación con el padre, el enfrentamiento, es sin duda uno de los ejes de la novela. Pero también la relación entre iguales, el descubrimiento -siempre íntimo, siempre terrible- del amor, y del sexo. El egoísmo propio y el ajeno.

Biografía de un Cuerpo es un diario de sensaciones. Una hoja de ruta para la adolescencia, para la entrada en la vida adulta, para el tránsito. No hay capítulos. Una sucesión de secuencias ininterrumpida. El paso del tiempo es una superposición de emociones, de rabia, de temor, de pasiones y dudas.

Y las palabras son acero, bálsamo, orfebrería y sillares. El lenguaje de la novela es delicado y directo, elaborado y hondo. Un lenguaje contundente: “La vida es una puta mierda”.  Un lenguaje que atraviesa la coraza del joven lector (y del adulto) y le araña el alma. Un lenguaje lleno de ritmo y colores, matices: “No sé quién es pero su nombre es musical, suena como una cascada, como un tintineo. Es un nombre de violín, amarillo, rabioso. Titiritero. Nijinsky”.

La adolescencia es en esta novela… “una pincelada impresionista”. El cuerpo. El hastío. La soledad. El milagro. El desconcierto. A estas líneas les falta ligereza, les sobra INTENSIDAD. Como a un adolescente. Uno se siente así. Con la zozobra, la vergüenza, la rabia, la torpeza, la pasión y la sinrazón de quien vive en conflicto con su propio cuerpo, que es su propio yo.

La vida difusa, confusa, profusamente contada… Cada detalle, cada tirón, cada gesto, cada gota de sudor recorriendo la espalda. El dolor (físico y emocional)… El adolescente frente a todo y frente a todos: Frente a la profe que le dice “puedes hacerlo mejor”. Frente al padre cuya sonrisa tanto le gustaba de niño y tanto le irrita ahora. Frente al mundo de los adultos, frente al mundo… “estoy harto de someterme siempre. El cuerpo, los adultos.”

Y la esencia de lo que uno es… “hay algo que es solo mío, que soy yo, un puñado de gestos, esa mirada torva, tímida, confusa…”

El personaje de Nijinsky, perturbador, una historia con dos versiones. O más. Mucho dolor.

Y al final una novela que se lee con “…un ligero temblor que demostraba la tensión interna…” Con la sensación de ser un adolescente que trata de vivir que “trata de saltar y no despega del suelo”. Como en una pesadilla. Y la poesía. Y el silencio de una madre que deja en la mesa mensajes de ternura, de confianza ciega, de fe.

 

POR QUÉ LEER “El hotel” de Mónica Rodríguez

In ¿POR QUÉ LEER...?, RECOMENDACIÓN LIJ on enero 24, 2018 at 11:38 am

¡Qué ganas tenía de publicar esta “invitación a la lectura”! Razones para leer a Mónica Rodríguez hay muchas. Pero quiero destacar una: LITERATURA. Así escrito, con mayúsculas. Su mirada sobre el mundo es original, delicada, afilada, socarrona, tierna… y única. Su mirada sobre la niñez es diferente. Si queremos que nuestros hijos/as, alumnos/as sientan la literatura como una puerta, como una ventana, como una confidente, como una compañera… las novelas de Mónica son un buen camino. Y El hotel un buen lugar para descubrirlo.

“De pequeña viví en un hotel. Fue cuando murió mi padre. Mi madre hizo las maletas y nos subimos a un tren”. Así comienza “El hotel”. Unos niños y una madre se refugian del dolor de la pérdida en el viejo hotel familiar del abuelo Aquilino. Servando, Jacinta, Amalia, Rosa, Manolo, Azucena, Violeta, Florencia, Juanita… Y el perro Nicanor. Son los del hotel. Un puñado de parientes y un pequeño grupo de “clientes fijos”: una viuda que (sueña que) viaja en crucero, un notario, un forense y una pareja de Canadá.

Un lugar lleno de locura y de ternura que se verá alterado por la llegada del Señor X, un inspector con mal genio y la posibilidad de cerrar el hotel.

El hotel es una algarabía, una astracanada, un despilfarro de risas, cantos, lágrimas y alegría. Una historia de trenes, de barcos, de viajes y engaños… que hay que leer…

  • Porque su autora tiene la mirada aguda del niño que sufre, que siente, que observa, que espera y que sueña; la mirada herida de quien no esconde el dolor de la ausencia. Porque los niños de Mónica Rodríguez recuerdan a los de Ana María Matute: solitarios, encarnados, como una chaqueta roja en un una foto en blanco y negro.
  • Porque más que una novela es una obra de teatro, una mascarada, un baile alegre de disfraces donde nada es lo que parece y uno acaba siendo lo que quiere ser. Porque los personajes son “tipos” que no esterotipos… reconocibles y originales: únicos.
  • Porque a pesar del amor, a pesar del humor –y ambos están muy presentes en la novela- la poesía se derrama en cada gesto, en cada historia de las que forman tesela a tesela este mosaico de vidas, emociones, sueños, frustraciones, angustia y miedos. Todo al calor del hogar, todo alrededor de una mesa.

Publicado en Heraldo Escolar el 24 de enero de 2018

 

DIARIO DE LECTURA 6: Editar en voz alta. Elsa Aguiar

In lecturas curso 2017 2018, RECOMENDACIÓN LIJ, REFLEXIÓN LIJ on octubre 3, 2017 at 1:23 pm

Editar tiene algo de alquimia, mucho de oficio y una pizca de magia. Conocí el blog de Elsa hace años porque era una referencia para la LIJ. Sus opiniones me parecieron siempre sugerentes, lúcidas, arriesgadas. Disentí a veces pero siempre tuve la sensación de estar leyendo a alguien que “sabía de lo que hablaba”.

La Fundación SM publicó sus “entradas” en forma de libro (como debía ser). Y esto es lo que me encontré. Mucho más que un blog. Un libro. Lo he disfrutado (lo sigo haciendo, lo seguiré haciendo, porque me temo que es un libro de los de re-leer muchas veces). Lo he disfrutado, intuyendo el dolor, el temblor, el respeto con el se editó.

En diálogo. La editora pone las palabras de Elsa a dialogar con escritores como Begoña Oro, David Lozano, Gonzalo Moure, Roberto Santiago, Belén Gopegui, Jordi Sierra i Fabra, Laura Gallego, María Menéndez-Ponte, Rosa Huertas, Agustín Fernández Paz, Care Santos, Alfredo Gómez Cerdá, Jorge Gómez Soto, Daniel Nesquens…Con editores como: Berta Márquez, Paloma Jover, Xohana Bastida, Paloma Ferrer. Con expertos como Victoria Fernández… Y del diálogo surge -de nuevo- la magia. La magia de las palabras compartidas, de la pasión irremediablemente derramada, del compromiso consciente y optimista.

Gracias, gracias, gracias por este libro.

No conocí a Elsa pero me siento conmovido con la lucidez, con la honestidad y sobre todo con la pasión con la que ejerció un oficio que amaba y respetaba hasta el punto de decir tajante: “No te dediques a esto si no sientes verdadera pasión por los libros, por la educación, por los niños…”

Y como colofón me quedo con las palabras de Blanca Calvo, del gremio, del mío… bibliotecaria: “El caminito que (Elsa) ha dejado abierto en la selva es una invitación a seguir avanzando. Para llegar un poco más lejos de lo que ella -siempre sin miedo, siempre dispuesta a aprender de la experiencia- pudo llegar.

POR QUÉ LEER “Musiki” de Gonzalo Moure

In ¿POR QUÉ LEER...?, RECOMENDACIÓN LIJ on septiembre 21, 2017 at 3:07 pm

Un niño negro vende pañuelos de papel bajo la lluvia. Un hombre encerrado en un atasco escucha música clásica en la radio de su coche. Una niña africana ofrece bocadillos entre filas de automóviles.

Gonzalo Moure es un escritor LIJ que lo ha ganado todo: el Gran Angular, el Ala Delta, el Primavera, el Barco de Vapor… Recientemente ha sido reconocido con el Cervantes Chico que le será entregado este año. Pero sobre todo es un escritor capaz de levantar una historia como se levantan las nubes, con la ligereza del sueño en duermevela, con la delicadeza del agua evaporada, con la facilidad de lo que ocurre de forma natural.

¡Chizi, Musiki! es un niño nacido de la imaginación de un personaje atrapado en un atasco en la gran ciudad. Un niño que construye un piano de juguete con el corazón de ébano y que escucha la música dentro de sí. Zia, Mzungu, Serem´ala, la selva, una pequeña aldea en lo profundo del continente africano. Música clásica. Un concierto.

Musiki es una novela que es una pequeña sinfonía, un divertimento, una melodía de esas que se queda prendida en la memoria, un cuento que hay que leer…

  • Porque de un atasco puede surgir un río que fluye entre la fantasía y el sueño. Porque el tiempo se detiene en la mente de aquellos que son capaces de cerrar los ojos e imaginar aquello que puede ser.
  • Porque nuestra mirada puede cambiar el mundo. Porque podemos intuir historias apasionantes en los ojos profundos de los niños de la calle si abrimos el corazón y cerramos los prejuicios.
  • Porque la música acaricia el corazón como las mariposas de los dedos de dos niños negros acarician las teclas de un piano, las cuerdas de un violín… y aparece la magia.
  • Porque hay niños que tienen dentro más que palabras. Porque hay niños que tienen música dentro. Solo hay que dejar salir las notas, cerrar los ojos y dejarse llevar. Porque tal vez todo lo hermoso sea un sueño. O tal vez no.

publicado en Heraldo Escolar el 20/09/2017

POR QUÉ LEER “Niños raros” de Raúl Vacas y Tomás Hijo

In ¿POR QUÉ LEER...?, LIJ, RECOMENDACIÓN LIJ on mayo 10, 2017 at 10:24 am

Tomas Hijo dibujó unos niños raros. Raúl Vacas les puso palabras y versos y le salieron… poemas raros.

Esta pequeña gran joya es un ejercicio de imaginación tan desbordante que las ilustraciones y las rimas se escapan por las costuras, se derraman más allá de sus páginas.

Un tautograma, versos de cabo roto, un ovillejo, esdrújulas, un romance, rimas con números, un rap en cuaderna vía, una canción de corro y comba, una canción de rifa, un soneto con eco, un limerick, un trabalenguas, una décima o espinela, pareados, una décima sin eñes, pareados con redondillas, palabras con diéresis y aleluyas, una nana y un sonetillo, pentasílabos, jitanjáforas, y abecegramas, octavillas italianas, martinete y estrambote…

Un niño alga, una niña búho, una niña cacto, un niño díscolo, una niña de espuma, un niño frío, un niño gamusino, una niña de humo, un niño inverso, una niña jirafa, un niño koala, una niña laberinto, una niña maleta, un niño sin niño, un niño con rabo de eñe, el oranguniño, un niño pingüino, un niño queso, un requeteniño, un niño sombra, un niño tren, un niña urgente, una niña de alto vuelo, el niño uve doble, el xilofoniño, la niña yunque y el niño zancudo.

Todo eso y más encontrará el niño curioso y el adulto abierto. Un libro que no te puedes perder…

  • Porque es un juego y eso lo engrandece. Porque juega con las palabras y las imágenes. Porque las metáforas son dibujos y las palabras trucos de magia.
  • Porque es un taller de poesía. Para aprender, para admirar, para sorprenderse y para participar. Porque se me ocurren cientos de maneras de disfrutar de la poesía pero ninguna mejor que el “más difícil todavía” que parece ser el motor de este libro.
  • Porque es una colección, una retahíla, un muestrario, una exposición. Porque es difícil no encontrar un poema (o un dibujo, o un niño raro) que no nos sorprenda, nos impacte, nos divierta. Porque lo tiene todo. Y todo raro. Porque lo raro (en la poesía, en la ilustración, en los niños y en la vida) mola.

 

publicado en Heraldo Escolar el 10 de mayo de 2017

 

POR QUÉ LEER “En casa ¡hay reglas!” de Laurence Salaün y Gilles Rapapor

In ¿POR QUÉ LEER...?, LIJ, RECOMENDACIÓN LIJ on enero 11, 2017 at 11:28 am

portada-en-casa-hay-reglasRegalos, fiestas, amigos, juegos, trasnochadas y siestas sin límite, comida rica y muchas muchas risas… Después de las navidades, los papanoeles y los reyes… seguro que a muchos nos aterra la idea de “volver a la normalidad”. Pero lo intentaremos. No somos muy de reglas en casa. Ni somos muy amigos en este rincón de los libros para niños que “aprovechan” para enseñar, dar consejos… Ya sabéis… “demasiado” educativos…

Sin embargo este libro es una delicia. En fondo y forma. En cualquier casa, en cualquier hogar con niños hacen falta normas, límites… Y mucho, mucho sentido común. De eso está cargado este álbum. No son reglas difíciles de presentar, aceptar o cumplir. De hecho son reglas que tal vez nos saltemos todos una o cien veces a la semana. Pero son esos límites que todos conocemos y que sabemos que ayudan a los más pequeños a ser más felices y los más mayores a estar “algo más tranquilos”…

Un libro que hay que leer (y exponer, y explicar, y mirar y re-mirar)…

  • Porque nos recuerda que, aunque no nos guste mucho, en esta casa hay reglas. Pero lo hace sin ansia, sin angustia, sin el ceño fruncido ni los gritos esparcidos por toda la casa.
  • Porque a cada norma “sesudamente” escrita, imperativamente redactada, le acompaña una ilustración desternillante, provocadora, y muy muy esclarecedora. A cada regla, una imagen de un niño o niña incumpliéndola maravillosamente. Como la vida misma. Porque como en la vida, los límites nunca pueden atrapar el humor.
  • Porque son tan cotidianas, tan de andar por casa, tan… normales, que estas reglas se establecen y se incumplen en todas partes. Porque nos sentiremos reflejados (papás, mámas, niños y niñas), nos sonrojaremos y nos aguantaremos la risa mientras tratamos de parecer tipos muy serios. Porque leer este libro es como aguantarse las cosquillas.
  • Porque educar es algo muy serio y por eso no hay mejor manera de hacerlo que con sentido del humor.

 

Publicado en Heraldo Escolar 11/01/2017

por-que-leer-en-casa-hay-reglas

 

POR QUÉ LEER Ataques de… Alejandro Fernández de las Peñas y Olga de Dios

In ¿POR QUÉ LEER...?, LIJ, RECOMENDACIÓN LIJ on noviembre 30, 2016 at 1:13 pm

portada-ataques-deVivimos atrapados en nuestras agendas repletas de citas, trabajos pendientes y cosasimportantísimasquehayquerecordar, vivimos a veces sin aliento controlados por el calendario.

Pero ¿y si el calendario nos marcará un tiempo distinto? ¿Y si cada día de la semana tuviera marcado un “ataque”, una tarea (que no es tal), un encargo, un recordatorio? Pues algo así es lo que nos propone este especial relato de Fernández de las Peñas. ¿Porqué no hacer con nuestros hijos un calendario de ataques de…? Un cuento, una propuesta, un taller, una rutina de cariño para disfrutar cada instante.

Un gran abrazo, un ataque cosquilloso, la mayor de las sonrisas, un abrazo más flojito, un beso, un rebeso, un requetebeso. Guiños, felicitaciones, peleas de almohadas, miradas cariñosas, bailes… Todo mezclado y señalado en nuestros días como esa cita a la que hay que acudir…

  • Porque “los lunes son días muy cuesta arriba” que necesitan besos, los martes son días risueños, porque “sienta muy bien llorar al menos una vez a la semana” los miércoles son un buen día para dejar caer las lágrimas acumuladas de la semana, los jueves son los mejores días porque están llenos de cosquillas, los viernes de caricias, los sábados de abrazos y los domingos… de mimos.
  • Porque este “calendario” es una invitación a vivir “día a día”.
  • Porque los personajes de Olga de Dios (la ilustradora) son como el calendario, de colores: morados, azules, rosas, amarillos. Y nos recuerdan que cada persona como cada día es diferente… y en eso está “la gracia”.
  • Porque hay un tiempo para reír y un tiempo para llorar, un tiempo para los cuentos y un tiempo para los abrazos, un tiempo para caricias y un tiempo para el silencio… Y compartir esos tiempos con los más pequeños es el mejor regalo que podemos hacerles y hacernos.

por-que-leer-ataques-de

¿POR QUÉ LEER “La revolución de las perdices” de Beatriz Berrocal y Raquel Saiz

In ¿POR QUÉ LEER...?, LIJ, RECOMENDACIÓN LIJ on septiembre 15, 2016 at 10:51 am

_2J22D_173485.pdfLo reconozco. A mí también me cuesta leer poesía. Incluso me cuesta leérsela a los niños. Seguro que muchos de nosotros lo tenemos anotado como propósito de septiembre: leer(les) en voz alta y leer(les) poesía.

La revolución de las perdices nos lo pone un poco más fácil. Premio “Luna de aire” 2015 recoge en unos cientos de versos las peripecias de las más famosas perdices de la literatura universal. Sí sí esas que cansadas del “y comieron perdices” se rebelan contra todo y contra todos y se disponen a transformar los cuentos populares para evitar su trágico final. …se salvarán las perdices pero/ ¿qué pasará con los cuentos?… Caperucita, Cenicienta, Cabellos de Oro, los siete cabritillos y los tres cerditos, la Bella Durmiente y la Ratita Presumida, Hansel y Gretel y Pulgarcito… Todos andan preocupados, alterados, transformados ante las travesuras de estos pájaros rebeldes dispuestos a escribir su propia historia “Estamos ya de princesas/ desde el pico hasta la pata,/ que con tanto ser felices/ no hacen más que dar la lata”

Un libro que hay que leer(les) a los más pequeños…

  • Porque es su lenguaje natural. Porque a los niños no les resulta difícil compartir el lenguaje, la música de la poesía. Porque canta, porque cuenta, porque los versos mecen las palabras y nos acunan.
  • Porque es una revisión de los cuentos clásicos. Porque juega con lo conocido para hacer piruetas con la imaginación. Porque a cada rima da un salto mortal y nos arranca una sonrisa.
  • Porque da voz a los personajes y, con ellos, a los lectores. Porque los hace “humanos” y cercanos al mundo imaginario del niño
  • Porque nos recuerda el sonido de los cuentos, la voz de los abuelos, el canto de los juglares. Porque nos devuelve al mundo de los romances, de las historias de siempre, al placer de contar por contar.
Publicado en Heraldo Escolar 
el 14 de septiembre de 2016. 
Pincha la imagen para verla mejor...

porque-leer-la-revolucion-de-las-perdices

 

 

 

POR QUÉ LEER “El niño del carrito” de Begoña Oro

In ¿POR QUÉ LEER...?, RECOMENDACIÓN LIJ on diciembre 2, 2015 at 11:46 am

 

“Pincha” en la imagen para leerlo MEJOR…
PORQUÉ LEER El niño del carrito copia

“El niño del carrito” de Begoña Oro

In LIJ, RECOMENDACIÓN LIJ on diciembre 1, 2015 at 8:00 pm

_1K6DX_159799.pdfEl ORO de La Oro… Lo mejor de lo mejor. La Oro que mira a los ojos de un niño y, sin olvidar jamás que los niños son los lectores más exigentes, los más sinceros, presenta una historia que es toda verdad, más cierta que las noticias, eso seguro. Lee el resto de esta entrada »

MARIA M.MIGUEZ

Observaciones del Arte y la Literatura

Estremeceme

La droga que tú consumes coloca corazones en su sitio

Protocolarte

Comunicación, educación y protocolo...sin pausa pero sin prisa

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

La invitació a la lectura

Pàgina personal de Jaume Centelles

Live to Write - Write to Live

We live to write and write to live ... professional writers talk about the craft and business of writing

Blogging for a Good Book

A suggestion a day from the Williamsburg Regional Library

The Librarian Who Doesn't Say Shhh!

Opening books to open minds.

De satélites, paradojas y otras historias

O de cómo me convertí en una mezcla entre el Sputnik y la paradoja del mentiroso. Sin más pedantería de la necesaria. Poco relevante.